Después 21 años de jugar al futbol, Samuel Wilson dice adiós. El chinandegano anunció el pasado 27 de diciembre su retiro de las canchas. Lo hizo desde su cuenta de Facebook con una emotiva carta de despedida en la que agradeció a todas las personas, equipos y aficionados que de una u otra manera contribuyeron a forjar su leyenda.

Tras un discreto torneo con Juventus, Wilson cuelga las botas a los 36 años y convertido en uno de los mejores jugadores de la historia del futbol nicaragüense, y el referente de las últimas dos décadas, una distinción y legado de su carrera que solo los mejores jugadores de Nicaragua lograron al retirarse: los porteros Róger Mayorga y Salvador Dubois.

Su talento le dio casi todo. Zurdo, rápido y de buena técnica, se abrió paso en el Chinandega FC con 15 años. Llegó al Ferretti por un tiempo fugaz —tuvo una segunda etapa— y después pasó al Scorpion FC donde terminó de madurar y darse a conocer como un jugador diferente que fichó el Real Estelí donde forjó su leyenda hasta 2017.

Grandes momentos

El Real Estelí es la casa de Samuel Wilson, el club de su vida. Ahí se convirtió en ídolo y referencia nacional. Sus jugadas y goles son casi de antología, como aquel marcado de tiro libre en 2011 para arrebatarle al Ferretti el título nacional y boleto a Liga de Campeones de Concacaf, un recuerdo imborrable en la memoria colectiva de todos.

La Liga Primera marcó su carrera porque se convirtió en uno de los mejores coronándose campeón nacional en 10 ocasiones en la que fue determinante en todo el proceso. Wilson es el cuarto máximo goleador (126) de los torneos cortos —desde 2003— y con el Tren del Norte alcanzó la mayoría de sus tantos (112).

En la Selección dejó su mayor huella: el doblete marcado a Guatemala para clasificar a Nicaragua a la primera Copa Oro 2009. En la Azul y Blanco no tuvo la misma repercusión —disputó 30 partidos y 4 goles— que en los clubes porque eran otros tiempos, sin embargo era el mejor referente de su generación.

Paso fugaz en el extranjero

Una deslumbrante Copa Centroamericana le abrió la primera oportunidad de jugar en el extranjero. Era el 2007 y el técnico Gilberto Yearwood  pensó que sus habilidades podrían ayudar a salir adelante al Atlético Olanchano de la Primera División de Honduras.

La estadía en Olancho resultó efímera por diversas razones. Wilson contaba con la calidad futbolística (velocidad y técnica) para al menos terminar el torneo, sin embargo decidió regresar al Estelí el mismo año y ya no volvió a intentarlo.  Las condiciones de juego las tenía para jugar en el extranjero pero quedó en zona de confort. La duda y la deuda pendiente será esa, ¿hasta donde pudo haber llegado?

You May Also Like

Abogada es la nueva directora de Migración

Una abogada, la cual trabaja hace 10 años en la Dirección General…

Balacera manda a 4 al hospital

La provincia de Limón empezó el 2020 con altos índices de violencia…

Diputada critica proyecto de ley: “Que la sangre de las víctimas caiga sobre ellos”

La diputada Zoila Volio, del Partido Integración Nacional (PIN), manifestó su oposición…

MP decomisa 121 paquetes de presunta sustancias ilícitas en Juan Hombrón

El Ministerio Público a través de la Fiscalía Especializada en Delitos Relacionados…

Eurodiputados piden sanciones y suspender relaciones comerciales con Nicaragua

El Parlamento Europeo (PE) solicitó a la Unión Europea (UE) que imponga…

JNE 2019 se reúne con el cuerpo diplomático acreditado en Panamá

La Junta Nacional de Escrutinio 2019, corporación electoral temporal autónoma que escruta…

Comisión mixta define futuro del diálogo nacional en Nicaragua

La comisión 3+3 se reúne este lunes para buscar el consenso y…

Christine Lagarde: “Las conversaciones con la Argentina están progresando bien”

La directora del Fondo Monetario Internacional ( FMI ), Christine Lagarde ,…